BASS POSTCARDS: ESOS LOCOS BAJISTAS


Unos crearon un estilo, otros pasaban por ahí. Algunos tienen una técnica impecable, otros rebosan suciedad.

Populares o anónimos, fotogénicos o pendejos, los hay que ni siquiera se consideran bajistas.

Pero todos los que figuran en esta SELECCIÓN DE POSTALES han hecho algo único con sus cuatro cuerdas.

Episodio One.


Good (and low) vibrations

Ha sonado millones de veces, pero habría que escucharla más a menudo. CAROL KAYE es la bajista en Pet Sounds (Beach Boys), River Deep, Mountain High (Ike & Tina Turner), These Boots Are Made for Walkin (Nancy Sinatra) y la sintonía de Mission: Impossible, entre otros cientos de éxitos, bandas sonoras y estilos que abarcan desde Frank Sinatra a Frank Zappa. Un currículo imbatible y una influencia para muchos aunque su nombre no figurara en la portada. Ah, y dicen que quien se pasaba de listo con ella en el estudio salía muy mal parado.



Bajos instintos

Si el término «iconos» se ha usado alguna vez con justicia, ahí están LEMMY KILMISTER y GAYE ADVERT. Son la noche y el día como instrumentistas pero, salvando las distancias, los dos lograron captar la atención del tipo de gente que no distingue una guadaña de un banjo. Este par no quedó para practicar escalas, fijo. Tampoco está claro a cuál de los dos le sientan mejor los tejanos arrapados y la chupa. Pero cuando se tomó esta foto, en el mundo ya atronaban The Watcher y No Time To Be 21.



Foxton, tenemos un problema (con tu peinado)

El cuatro cuerdas de The Jam siempre luce espectacular brincando en las fotos, con los zapatos bicolor a dos metros del suelo. Pero a veces la aportación de un bajista se aprecia cuando falta. Por eso hemos escogido esta en la que BRUCE FOXTON cede el protagonismo a dos Ricks (Buckler y Rickenbaker). Seguramente, para recortarse las puntas del mullet. La apariencia es lo de menos. Foxton sigue sonando fabuloso y sus bajos son la monda, porque no basta con reciclar el riff de Taxman: hay que saber hacerlo.



El groove que mece tu esqueleto

Imitado, saqueado, nunca superado: BERNARD EDWARDS fue productor y co-creador de hits de Chic como Le Freak y Good Times, cuyo bajo se usó como base de Rapper’s Delight. Sus líneas son fluidas y contagiosas. Puedes cantar encima, pero no quedarte quieto.



Unos segundos (granulosos) antes de tu mejor foto

Pennie Smith llevaba dos semanas acompañando al grupo en su primera gira americana. En Nueva York decidió cambiar su ángulo en el escenario (cerca de Mick) y pasarse al otro lado. Cuando a Paul le dio por hacer leña con su Fender, Pennie estaba demasiado cerca pero disparó una andanada sin pensar. Las imágenes quedaron desenfocadas, por supuesto. Para pasmo de la autora de las fotos, Joe decidió que una de ellas sería ideal para la portada del siguiente álbum. Ese en el que salen Lost In The Supermarket y The Guns Of Brixton.



Empatía por el demonio

A Bill Wyman nunca le hizo mucha gracia, pero él no toca en algunos pepinazos de los Stones. En Jumpin’ Jack Flash, Sympathy For The Devil y Let’s Spend The Night Together, es Keith Richards quien se encargó del bajo. Live With Me y Before They Make Me Run son otros ejemplos del talento de Mr. Azúcar Moreno como bajista ocasional.



Holger, CAN You Hear me?

HOLGER CZUCAY llegó todo lo lejos que quiso. Genio del krautrock, productor sin barreras, pionero del sampleo y miembro fundador de los colosales Can. Como bajista pertenece al orden de los inclasificables. Rockea, funkeiza y velvetundergroundea, según convenga, en Yoo Doo Right, Spoon, Halleluwah, Mother Sky… Quien quiera ser original sin haber escuchado a los Can lo tiene crudo. Aquí le vemos en acción con Damo Suzuki y con su Fender Mustang.



«Guybo»

Si alguien puede decir que toca el bajo en Something Else, C’mon Everybody, My Way y Summertime Blues… se merece mucho más que una foto borrosa. CONNIE «GUYBO» SMITH fue uno de los pioneros del bajo eléctrico. Como Bill Black y otros muchos, empezó como contrabajista y decidió probar suerte con el invento de Mr. Fender. Acompañó a Eddie Cochran en directo y tocó en casi todas sus grabaciones. Por cierto: sigue vivo. Que alguien le rinda un homenaje a tiempo.



Ingrediente secreto de un Raw Power tóxico

RON ASHETON renegaba de su etapa como Stooge bajista. Aceptó la oferta de Iggy, que recurrió a los Asheton como sección rítmica cuando no pudo encontrar nada mejor. No importa si en el álbum el bajo se oye más en la mezcla raw o en la rough, o si las grabaciones en directo de esos años son más o menos low fi. Asheton está imparable en Head On y I Got a Right, en todo el Raw Power y en Metallic KO. Y nadie más en el mundo puede, como él, combinar cruces de hierro con animal print.