LA FILFA, LA FURIA Y EL BISTEC QUE SE SIRVE CRUDO


Las Sombras se enchufaron por primera vez en directo en 1989, en Barcelona. El mundo ha cambiado mucho desde entonces. Ellos también, pero su sonido quizá no tanto.

Fieles a un método impepinable que combina los acordes justos y una actitud compulsiva (lo-que-tengas-que-decir-dilo-rápido-y-ya), Las Sombras sobreviven atrincherados en su reducto sónico: un universo paralelo que se regodea en cualquier acople surgido del primer elepé de The Who y en la insensatez de una cara B de Johnny Moped; en los lamparones de una corbata de Lee Brilleaux y el voltaje australopiteco de los primeros Saints; en el vértigo y la envidia malsana ante la discografía completa de Billy Childish y en el deje marrullero del estribillo de I Wanna Be Free de The Rings.

Todas estas viñetas ético-festivas pueden resumirse así: si cuando suena la intro de Neat Neat Neat de los Damned —o la de Don’t Give it Out Now de los Lyres—, no te da por agitar el pescuezo mientras alzas tu única mano libre (en la otra va el copazo)… no sigas leyendo. Tus gustos son demasiado exquisitos.

En definitiva, puede decirse que sus canciones se sitúan a medio camino entre el punk-rock (sin cresta), el garaje (sin flequillo) y ninguna parte. Como afirmó un oyente ocasional, «así suena un bistec crudo al golpear tu cara».

Las Sombras son: Xavier «Sam», guitarra; Claudio Glaesmer (The Canary Sect, TV Smith & The Bored Teenagers, Sons of Yeah, Los Remotos, Suzy & Los Quattro), guitarra; Albert «Bowie» (Los Soberanos), batería; Jaime (The Canary Sect, The Meows), voz y bajo hasta «Back to China», hoy se dedica solo a vocear. Desde 2014 se encarga de las cuatro cuerdas Martini Tamer (curtido en Pop Crash Colapso, Safety Pins, The Tamers, Sonny Vincent/Testors, The Bite y Montemadre; en la actualidad en The Meetup).

Podemos saltarnos la prehistoria del grupo. Basta con decir que han pasado algunos lustros sin prodigarse demasiado, con paréntesis debidos a causas ajenas y dolencias propias, pero sin dejar de alimentar un repertorio del que se sienten responsables y orgullosos.

El fruto más reciente de esta actividad subterránea es «SHELL-SHOCKED!», grabación disponible en el mundo real a través de FAMILY SPREE RECORDINGS: una producción de Mike Mariconda que incluye 15 canciones inéditas y de factura propia, construidas con la urgencia con la que se arman las granadas caseras, inspiradas o no en hechos reales y repletas de metralla candente (work, war, drugs, death, hoax, hate, no fun, no love).

Otro artefacto disponible es el elepé «Back To China» (Pay Bitch 2014), también producido Mike Mariconda. Incluye canciones inspiradas en la vida misma (como la que da título al disco), visiones cenizas (Nothin’s Gonna Be Alright), malquerencias pasadas o futuribles (Don’t Wanna See You, Hate) y otras odas al resquemor. Todo ello aderezado con berreos lijosos y algún solo capaz de evocar el taladro de un dentista. De propina, una versión libérrima de Question Mark and the Mysterians: Don’t Tease Me.

También sigue localizable el diez pulgadas «The Cinderella Story–In Reverse» (Pay Bitch 2008), con títulos semi-emblemáticos (al menos para ellos) como son Chicken Sandwich y I’m Lost, que nunca se saltan en directo.

Sin mostrar signos de evolución, sin sutilezas ni piruetas estilísticas, perseveran en su huida hacia adelante sin dejar de incorporar nueva metralla a su sangrante cancionero. Y prometen seguir siendo crudos, rencorosos y poco eufónicos.

● Puedes leer el primer episodio de una bio más extensa en:

AUTOBIOPSIA NO CONSENTIDA – I

● Algunas cuestiones existenciales se plantean en:

SHADOWLOSOPHY: RECETARIO DE UNA BANDA SIN LEY NI ORDEN

SHADOWLOSOPHY 2: COMO UN VIRUS PARA EL QUE NO EXISTE CURA

IF THE MIDDLE AGED PUNKROCKERS ARE UNITED…

● Más info (pero no mucha más):

DISCOGS – LAS SOMBRAS

WIKIPEDIA

8811