Echa MÁS VOLTARÉN AL COLACAO, que me conduzco insano


SOMBRA Y SALUD. Un listado de padecimientos que han marcado la salud del grupo por afección, accidente, fatiga de  materiales, uso inadecuado de órganos o encuentro con cancerbero del ocio nocturno. Todo demostrable.



GOTA. SORDERA. CÓLICO NEFRÍTICO. ASMA. COSTILLAS ROTAS (POR DECENAS). GAFOTAS. TENDINITIS. INSOMNIO. COLESTEROLEMIA. TORCEDURAS (POR BAILOTEO). DIPSOMANÍA. PINZAMIENTOS. CRÁNEOS ABIERTOS. HEMORROIDES. HERNIAS. LUMBALGIAS. PATERNIDAD. CHOQUES FRONTALES CON LA ACERA. ALOPECIA. COVID-19. MUELAS DEL JUICIO FINAL. FRACTURAS MAL SOLDADAS. OJOS A LA VIRULÉ. GRIPA. RÓTULAS MOLIDAS. VÉRTEBRAS GASTADAS COMO PESETAS DE FRANCO. TUMORCILLOS DE FALANGE. HOMBROS QUE SE AGUANTAN UNIDOS AL TRONCO POR LA GRACIA DE DIOS.



¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Aparte de haber llegado a rastras, estamos aquí para compartir experiencias y vivir para contarlo.


Elige bien: quédate con lo menos aburrido.

SOMBRA Y SALUD


Observa las leyes. O no dejes que te pillen.


Recuerda: la enfermedad también te tiene miedo.


Sé tú mismo en público.


No se vale pillar atajos.

SOMBRA Y SALUD


Lo primero es ver cómo les sienta a los demás.

sombra y salud


Presunción de inocencia, siempre.

SOMBRA Y SALUD



En el trabajo, haz lo que vieres.


Lee los prospectos. Pruébalo todo.

SOMBRA Y SALUD


No lo hagas. Inténtalo.

SOMBRA Y SALUD


Estas cosas no pasan.


El trabajo compensa.


La mente sufre por ti.

SOMBRA Y SALUD

Confía en la química.


Ojo con la barrera del sonido.



Están ahí. Vienen a por ti.

SOMBRA Y SALUD



Las copitas en postura sedente no cuentan.



Tus articulaciones te soportan.


El ejercicio no siempre ayuda.


Deja que fluya la ira.


Siesta o muerte.

SOMBRABY SALUD


No te creas todo lo que sabes.

Echa MÁS VOLTARÉN AL COLACAO
SOMBRA Y SALUD


(…)

SOMBRA Y SALUD

(ESTE ES EL ÚNICO POST AL QUE NO LE PUEDES CAMBIAR EL DESENLACE.)


Un linque interno:
CÓMO FRACASAR MEJOR EN EL ROCK (Y EN LA VIDA) SIN APENAS ESFUERZO

Un linque accidental. Ahí va:
28 Ways To Die—And How Much Each One Should Worry You